AMEI-WAECE

Si todos tenemos claro que el fin de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad de los niños, es evidente que la “educación” comienza con el nacimiento, momento desde el que tenemos que intentar que cada niño se desarrolle al máximo de sus posibilidades.

Si el fin de los sistemas educativos es la mera “enseñanza o instrucción” de disciplinas académicas, tal vezsu comienzo sea otro momento (que habría en cualquier caso que analizar, ya que todos los procesos mentales y motores que lleven a adquirir habilidades como la marcha o el lenguaje, que tan importantes se han demostrado que son para el “no” fracaso escolar, se dan en esta etapa, por señalar los más significativos).

El debate sobre si la etapa 0 a 3 es o no educativa, deberíamos empezarlo unificando criterios y vocabulario, para que todos cuando hablemos estemos hablando de lo mismo, ya que en este debate se confunden y mezclan conceptos como EDUCACION y ENSEÑANZA, que quieren decir dos cosas distintas.

Qué es educación nos viene dado de una manera implícita por la Convención Universal de los Derechos del Niño en su artículo 29:

Los Estados Partes convienen en que la educación del niño debe de estar encaminada a:

  • Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades.
  • Inculcar al niño el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas;
  • Inculcar al niño el respeto a sus padres, a su propia identidad cultural, a su idioma y a sus valores, a los valores nacionales del país en que vive, del país de que sea originario y de las civilizaciones distintas de la suya;
  • Preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena;
  • Inculcar al niño el respeto del medio ambiente natural.

Si bien no es una definición, sino "a lo que debe de estar encaminada" enmarca y define perfectamente qué debemos entender hoy por educación: Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades.

Por otra parte, y como no podía ser de otra manera, la R.A.E, define EDUCAR como:

  • Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos,etc.

El concepto educación hoy hemos de entenderlo como «potenciación de las facultades que la naturaleza le depara al niño o niña» esto es, desarrollar de manera global y al máximo al niño, y no como mero transmisor de conocimientos.

 

Enseñanza, según el diccionario de la R.A.E es:

  • Instruir, doctrinar, amaestrar con reglas o preceptos.

Lo que obviamente no podemos hacer sinónimo de educación.

Si bien existe una unidad dialéctica entre los mismos, entre el término enseñanza y educación hay diferencias. Educación es un proceso más amplio que incluye la enseñanza, estando esta última más referida a la instrucción, al proceso de transmisión de conocimientos. Así decimos que educamos en valores, el sentido estético, las normas de convivencia, etc., y no decimos que educamos las matemáticas, la lectoescritura, las ciencias, la geografía o historia; estas últimas las enseñamos, por poner algunos ejemplos. Bajo este último concepto, en “cierta medida”, sí se podría decir que los sistemas educativos, normalmente, empiezan a “enseñar” a partir de los tres años, lo que no implica que la educación se inicie, o deba, desde el mismo nacimiento (Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos,etc.)